domingo, 4 de enero de 2009

primer post del 2009

Fue gracioso, simpático y revelador reflexionar sobre aquellos placeres de nuestras vidas. Sabemos bien que existen múltiples y variados y que cada quien tiene los suyos o se los inventa. Lo que para unos puede serlo, para otros sencillamente no. Cuestión de gustos y colores y de libertades y temores. Lo raro es que a muchos les avergüenza el placer y les embelesa el dolor.

"No es vergonzoso que el hombre sucumba bajo el dolor, pero sí es vergonzoso sucumbir bajo el placer… ¿A qué se debe, pues, que sea glorioso para la razón sucumbir bajo el esfuerzo del dolor, y que le parezca vergonzoso sucumbir bajo el esfuerzo del placer? A que no es el dolor lo que nos tienta y nos atrae; somos nosotros mismos los que lo elegimos voluntariamente y queremos hacer que nos domine, de tal suerte que señoreamos la cosa, y de ese modo el hombre sucumbe a sí mismo; en cambio en el placer es el hombre el que sucumbe al placer."
(Pascal)

¿Y por qué el placer puede ser rechazado por algunos? ¿Acaso el cristianismo tiene algo que ver en ello?
En su artículo Orgasmo e Iglesia, César Hildebrandt dice que si el cuerpo es el mal, el goce del cuerpo es la falta mayor. El placer y el cristianismo siempre riñeron "porque la creación de la culpa como fundamento del miedo demandaba esa autoabominación. Sin culpa no hay miedo y sin miedo no hay Iglesia."

Pero mejor dejemos atrás dolores, dogmas y miedos tontos para gozar del placer cuando se posa un instante:

"Una tarde le vino al alma el deseo de dar forma a una imagen del Placer que se posa un instante. Y se fue por el mundo a buscar bronce, pues sólo en bronce podía concebir su obra.
Pero había desaparecido el bronce del mundo entero; en parte alguna del mundo entero podía encontrarse bronce, salvo sólo el bronce de la imagen del "Dolor que dura para siempre".
Era él quien había forjado esta imagen con sus propias manos, y la había puesto sobre la tumba de lo único que había amado en la vida. Sobre la tumba de lo que más había amado en la vida y había muerto había puesto esta imagen hechura suya, como prenda y señal del amor humano que no muere nunca, y como símbolo del dolor humano que dura para siempre. Y en el mundo entero no había más bronce que esta imagen.
Y tomó la imagen que había forjado y la puso en un gran horno y se la entregó al fuego.
Y con el bronce de la imagen del Dolor que dura para siempre esculpió una imagen del Placer que se posa un instante."

(El artista. Oscar Wilde.)

Gracias por sus respuestas. Les deseo un placentero 2009.

5 comentarios:

Sandrine dijo...

Sabés? hace unos días estuve pensando en eso... ¿por qué el ser humano necesita conectarse con el dolor para sentir que se conecta con algo? crea mejor en un estado doloroso que en un estado de plenitud y felicidad...no sé, me genera contradicciones como por ejemplo cuando las personas más se autodestruyen más sensibles son? ¿? la capacidad de destrucción de las personas es inversamente proporcional a la capacidad de ser sensibles?

respondedme!!! jajajaja (o preguntale a Lacan)

Besos

Anónimo dijo...

es un placer entrar a tu jaula
gracias

p

Raulin dijo...

Gracias por el post, fue como ver discovery channel.

Anónimo dijo...

Hubo un bebé que nacio sin sentido del tacto. Su madre debía estar vigilandolo siempre. Asi como con el tacto persibimos tantas infaltables sensaciones placenteras desde que nacemos, es un vital sistema de alarma que mediante el dolor avisa si algo te esta dañando. Es decir; que este inocente niño sin tacto podria estar jugando con fuego o golpearse y no sentir nada, no quejarse ni gritar ni llorar y seguir dañando su cuerpo. Quizá el nunca conoceria el dolor físico y no sabría que peligros debia evitar.
El cuerpo humano es una maravilla y creo que confirma que somos creacion de Dios, el nos hizo con todas nuestras facultades pero también dejo un manual que es la biblia de como vivir de la mejor manera sin dañar a nadie,gozando y amando la vida, no para reprimirnos, sino para ser libres, para no ser esclavos de nada, ni siquiera del placer y para saber que el dolor abeces tambien puede tener un proposito pero no destructivo, sino que podemos convertirlo en fuerza de vida.
Es un camino que no es nada fácil seguir.
Aurea.

Mujersalvaje dijo...

...Hay algunos dolores muy sutiles que producen placer, necesarios a veces. Ahora voto por sentirme bien lo mas posible, incluso ante el dolor que no puedo controlar o modificar, pero que a veces existe y no necesariamente te causa placer ni lo disfrutas. Siento que la vida es un grueso de emociones viejas y nuevas, de dudas y certezas que luego son otra vez dudas, de miedos y fortalezas, de muertes y nacimientos, pero con todo es fascinante vivirla...aceptándola.