domingo, 4 de octubre de 2009

Mercedes Sosa

Su voz era el pensamiento, el sueño, la locura y el llanto. Su presencia agitaba e iluminaba. La vi tres veces en mi vida y la escuché miles. Se apellidaba Sosa y llena estaba de gracia. Se murió ayer luego de vivir 74 años y de cantar durante 60. Citando sus propias palabras, Mercedes fue un mundo de colores y de sonidos, que captó la tristeza, la belleza, el dolor, las emociones, alegrías y los desconsuelos del pueblo; su canto fue un milagro. La muerte, como la vida, también hay que merecerla. Y hay que llorar cuando llega. Descansa, canta y encanta, argentina del mundo, Mercedes Sosa.

4 comentarios:

Alfonso dijo...

Hoy estamos todos igual, llorando a Mercedes. Qué grande cantante y mujer.

Anónimo dijo...

...una pata me pasò este link:
http://www.youtube.com/watch?v=E-sqW_yAx7A

siento mucha pena por su partida...

msl

enrique león dijo...

"Antes se luchaba desde las canciones por un cambio, ahora se hace lo que se puede". Eso lo dijo la Negra Sosa hace poco antes de morir. Comenzó a ganarse la vida como empleada doméstica pero su voz portentosa, y su especial dedicación a la canción folklórica argentina, así como a la canción de protesta, le dieron ese sitio especial en el afecto de todos los latinoamericanos que, casi casi, crecimos escuchándola.

Seguir leyendo a Rocio Silva Santisteban en:
http://www.facebook.com/note.php?note_id=149102799931&ref=nf

Anónimo dijo...

la voz potente de aquella mujer aún pernoctara en nuestros sentidos,grande Mercedes, grande como ninguna.

Lourds Bermeo