domingo, 13 de julio de 2008

¡Achiuss!

Hoy he estornudado veinticuatro veces. ¡Achiuss! Veinticinco. Y no es porque esté resfriado o tenga gripe, sino por mi alergia.
Odio esta alergia. La odio tanto que a veces quisiera haber nacido sin nariz. Claro, sé bien que mis fosas nasales no tienen culpa alguna, aunque sean sus conductos por los que se hace interminable esa sustancia viscosa llamada moco, pero compréndanme: de tanto sonarme y limpiarme la ñata, que no es tan ñata, se me pone toda roja y gorda como la de un claun.
Esta fastidiosa alergia, que además me hace lagrimear y a veces me bloquea los oídos, no solo afecta mi salud física, sino mi economía: Clorfenamina, Cetirizina o Loratadina, cualquiera de estos antihistamínicos es el que debo comprar cuando esta me invade y se apodera de mi sensible organismo. Además de pañuelos desechables, toallas de papel y hasta de mangas de chompas y casacas que se vuelven los depositarios de mis caudalosos ríos. Y sí, ahora lo confieso, soy yo el que robo el papel higiénico cuando entro al baño.
Sé que mi alergia no tiene cura y moriré con ella y sé también que en la mayoría de las veces la culpa es del polvo y la humedad que se respira en Lima y la cercanía de mi casa al mar. En la mayoría de las ocasiones me acompaña en las mañanas de invierno, pero en muchas otras me ha jodido durante todo un día sin importar la época del año, la ciudad o la compañía con la que amanezca.
Dicen que hay que aceptarnos como somos para querer a los demás. Por eso yo he aceptado a mi alergia y, aunque a veces la maldiga, creo que no sería el mismo sin ella. En el fondo es una fiel compañera, esa que no sabe de pobrezas ni de malos momentos ni de abandonos.
Pero si alguna vez me ven estornudar veinticinco veces, no me digan ¡Salud! veinticinco veces, por favor (y menos ¡Jesús!, como en España). No se molesten. Con una sola vez basta y sobra. Que de tanto salud y salud, vamos a terminar borrachos de tantas gracias y gracias, ¿no? ¡Achiuss! ¡Salud! ¡Gracias! Veintiséis...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

ATCHIIIIIIIIIIIISSSSSSSSSSSS
yo tb tengo alergia
buuuu

la cueva de los pájaros dijo...

salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud
salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud salud
salud salud

hostia!! Jesús!!!

raggs dijo...

AY QUE GRAN CONFESION
SE ROBA EL PAPEL!!!
CUIDADO ENRIQUE
AHORA QUE ANDAS DE PIE
LA POLICIA PUEDE ESTAR
TRAS TUS PASOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSCHU
SI LA ALERGIA A LA HUMEDAD...
EN LIMA
HAY UN DATO DE UN ACUPUTURISTA
UN DOC QUE TE PUNZA PARA QUE NO
ESTORNUDEZ... POR AHI DICEN QUE TAMBIEN TIENE EL REMEDIO PARA EL ESTREÑIMIENTO.

Anónimo dijo...

ojala!
ojala que la felicidad alcance para todos.

Anónimo dijo...

ojala que llueva estornudos en el campo??? jajaj la felicidad se alcanza por estornudar 26 veces????? jajaj

Lali García dijo...

con razón se fueron temprano ayer!

Tía Tere dijo...

Pienso que por la contaminación ambiental,todos desarrollaremos una nueva forma de comunicarnos,tal vez a través de los estornudos.Creo que será necesario agudizar el sentido del oído y de la vista para interpretar adecuadamente el tono,la frecuencia y la cara que cada quien manifiesta en el momento que expulse la lluvia de fluídos.Las palabras muchas veces ocasionan distancias y en determinados momentos los silencios nos acercan¿no?
Hoy he estornudado 4 veces y no he soltado una sóla palabra.....los estornudos parecen ser más elocuentes.
Otra sobreviviente........Yo
Procura tener un excelente día..(sin ironías)

;) dijo...

La homeopatia cura las alergias :)