jueves, 5 de marzo de 2009

La hormiga

Hoy maté una hormiga y me siento culpable. Generalmente las hago a un lado y las espanto hasta un lugar seguro con un soplido o con algún objeto que no les haga daño. Pero esta vez mi maldito instinto animal hizo que mi dedo índice derecho se empine y se dirija raudo a su frágil cuerpecito aplastándolo totalmente, para luego regañarle: ¡No, en mi pan no!... La bestia defendiendo su alimento... Ahora sólo pienso en su dolor y en lo que habrá sentido al ver llegar a la muerte en mi dedo homicida.

9 comentarios:

YoMissmita dijo...

Mmm, un pelín asesino sí que eres. Pero supongo que desde donde esté te habrá perdonado, no sufras. ¡Que diablos!¡La has matado! ¡Malo, malo!

Anónimo dijo...

Ya te jodiste. Todas sus amigas van a ir a tu cuarto en la noche y te van a violar, jajaja

Raulín dijo...

Luego de que mis papis me llevaron al cine Premiere para ver "Querida encogí a los niños" juré nunca mas matar una hormiga en mi vida... No he cumplido con mi juramento muchas veces.

Anónimo dijo...

despreocupate, todo aquel que se acerca a nosotros (llamese hormiga, bicho o bicha) va buscando lo que nosotros tenemos para ofrecer. ni mas ni menos.


p.s. si persisten las culpas, te puedo leer el tarot ;)

Sandrine dijo...

¡¡¡ASESINO!!!!

Anónimo dijo...

Eres una lindura.

Anónimo dijo...

asi que mataste a una hormiga...en lo que te has convertido...

Su dijo...

ops, asì empezamos y no vamos a parar hasta ungenocidio de hormiguitas..pobres...

Carolina dijo...

Te comprendo... ¿eres vegetariano, no?