lunes, 22 de febrero de 2010

Intenso interior (*)

Con una voz ingenua, pero convencido del poder redentor de la palabra cuando esta se convierte en poesía, el joven escritor local Enrique León publica este poemario en el que el amor, la soledad, la inquietud de las horas muertas y la angustia que crece con la distancia que nos separa del ser amado se conjugan nerviosamente para dejar crecer textos de cándida oscuridad y luminosa legibilidad. La idea, al parecer, es salir del inmenso universo vacío que anidamos dentro de nosotros mismos para acceder a esa realidad mínima y prosaica que podría acabar salvándonos la vida. Como bien dice en ese breve texto llamado “A veces”: “Mi piel es la última línea/ el placer/el camino/la malicia/el placer/el camino/la malicia/mi piel como la última línea/mis heridas/son adornos”. El libro cuenta con una delicada y preciosista presentación que vale la pena resaltar.

9 comentarios:

Enrique León dijo...

¡Qué bacán!
¡Gracias diario El Comercio!

Harold S. Alva Viale dijo...

Un abrazo Enrique! Muy bien!!!!

El Comercio dijo...

De nada broder
El Comercio

Silvana dijo...

Orgullosísima de TI

Anónimo dijo...

super chevere layon.... congratulations !!!

alx c-l

Yo Missmita dijo...

¡¡Un abrazote Kike!!*
Tu libro y tú os merecéis esto y más. Es sencillamente genial.

Anónimo dijo...

¿y quién dijo que no se puede tener todo en la vida?

Anónimo dijo...

bacan!

Anónimo dijo...

Tus palabras son mejores que tus actos