viernes, 24 de abril de 2009

La ira sobre Ira

Hace unos días recibí un correo de un amigo en el que me reenviaba un texto acerca de un tal Ira Rennert y sus fullerías. ¿Que quién es este? Pues un abuelo lleno de canas, americano y multibillonario. Un maldito. Aquí un resumen editado.

LA EDAD DE LA IRA
Ira Rennert tiene 75 años. Desde hace 12 opera sus negocios en La Oroya (Junín), pues es dueño de Doe Run Perú, que compró por $120 millones, un centro metalúrgico que arroja al ecosistema 1000 toneladas diarias de azufre (sangre en los pulmones), cadmio (osteoporosis), plomo (daño cerebral) y arsénico (huecos estomacales). Es decir, 85 veces más arsénico, 67 veces más azufre, 41 veces más cadmio y 13 veces más plomo de lo permitido según estándares internacionales.
Ira envenena a los 33 mil pobladores de La Oroya vía aire, agua, comida y todo lo que pueda tocarse. De ellos, 18 mil son niños contaminados con 70 microgramos de plomo por decilitro de sangre en promedio, cuando lo adecuadamente saludable es 10 microgramos, según la Organización Mundial de la Salud. Esos niños son conocidos como los grises, por la cantidad de plomo que tienen en su organismo y que se refleja en su piel. Muchos de ellos escupen sangre, vomitan bilis y nacen con daño cerebral, pues desde el vientre materno ya están contaminados con plomo. Es tal el envenenamiento de la ciudad que el Estado ha creído conveniente salvar a los pobladores propiciando un éxodo; es decir, mudar a toda la población a seis kilómetros de la zona del desastre; es decir, refundar La Oroya, invirtiendo $ 130 millones.

La tragedia de La Oroya está en el segundo lugar de catástrofes ecológicas, sólo superada por la explosión radioactiva de Chernobyl en la Ucrania de 1986. Ubicada a cinco horas de Lima, la ciudad registra 2000 casos de cáncer.
Ira Rennert está en el puesto 132 de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna de $ 6 mil millones. Su grupo empresarial Renco Inc. generó en el 2008 la suma de $ 960 millones. Es propietario de la mansión más grande de Estados Unidos, ubicada en una exclusiva zona de Nueva York y valorada en $ 186 millones, que cuenta con 29 dormitorios, 39 baños, canchas de tenis y una amplia y limpísima laguna artificial. "Mi idea es que se parezca al palacio de Versalles", ostentó Ira a la prensa. En tanto en La Oroya se cava un hueco tan profundo y largo que puede verse desde la Luna. Y las explosiones en el tajo de la mina son tan fuertes que han rajado y rajan las humildes casas de los pobladores.
Es tal la avaricia y tacañería de este empresario-genocida que aprovecha el tema de "la crisis internacional" para declarar en insolvencia a Doe Run Perú. Le importó muy poco cumplir con el Plan de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) desde 1998, y ha pedido que se siga prolongando su puesta en marcha hasta el 2011. Quiere despedir a más de 2 mil trabajadores con el pretexto de mandarlos de vacaciones pagadas por un mes, pero sólo dándoles el 20% de sus sueldos. Dice que si no se paga una deuda por $ 185 millones el centro metalúrgico no podrá seguir funcionando. ¿Pero a quién le debe? Pues nada menos que a Renco Inc.; es decir, se debe así mismo. Por ello, de manera increible, un grupo de empresarios nacionales se unió para prestarle $ 175 millones y así salvar de la quiebra a la empresa y evitar que miles de trabajadores queden en la calle.
Ira debe estar meándose en los pantalones de tanto reírse de los peruanos, que le pagaron su mansión con los escupitajos de sangre de los niños de La Oroya.

Documentales y reportajes sobre el tema:
Un respiro para María (2'19'')
Los niños de la Oroya (3')
House of lead: La Oroya - Perú (10')
CNN - DOE RUN (5'03'')
Fotos exclusivas de los oroínos y de la mansión de Ira

Más información:
Salvemos La Oroya

4 comentarios:

enrique león dijo...

En realidad don Ira es un viejo conocido y reconocido: En 1999 el cineasta Michael Moore lo eligió, en su programa la Dura Verdad, "El Hombre del Año". El galardón le fue otorgado a Rennert debido a que sus empresas en todo el mundo eran conocidas "por contaminar y destruir el medio ambiente".

Anónimo dijo...

maldito viejo, debería estar preso por ocasionar tanto daño y llenarse de dinero

Anónimo dijo...

hasta que que el Gobierno y en general el mundo entienda que lo que se gana con esos negocios no equivale ni a la milesima parte de lo que se pierde...todo sera en vano.
al final BISNES SON BISNES.

C

Anónimo dijo...

Quien ha escrito este artículo no conoce La Oroya. En primer lugar no existe ningún tajo abierto (mina) en La Oroya y no hay explosiones que rajan las casas porque nos se usa dinamita tampoco.
La Oroya existe antes de que Ira rennert la compre y por el contrario la contaminación se ha reducido considerablemente con inversión a partir de Doe Run Perú. Los casi 100 anos previos estuvo en manos de centromín y la cerro de pasco corporation quienes nunca hicieron un control ambiental. No se puede utilizar la personalidad de ira Rennert para destruir la planta de la oroya, ese es el objetivo de ONGs financiadas por competidores de la oroya que so pretexto de cuidar la salud de la población quieren destruir a la oroya por razones de competencia. Las ONG que dicen preocuparse por los ninos contaminados deberian de llevarse a esos ninos que dicen tienen identificados a un lugar en donde no esten expuestos en vez de gastar el dinero en mala publicidad y en banquetes.