martes, 21 de abril de 2009

Las venas de América

Las venas abiertas de América Latina se ubica en los primeros lugares del ranking de ventas de la librería electrónica Amazon.com desde que Chávez se lo regaló a Obama en la reciente Cumbre de las Américas. Dicen que Obama pensó que era un libro escrito por Chávez.

Cuando ese texto se publicó en 1971 Barack Obama tenía 10 años y Hugo Chávez 17. No creo que en ese entonces alguno de los dos lo haya leído. Chávez seguramente lo hizo como parte de su preparación como militar y político de izquierda, pero al parecer Obama nunca. Tal vez a quien ha leído Barack, y sea quien más se parezca ideológicamente hablando al autor del libro obsequiado, es a Chomsky.
Yo lo leí hace 15 años gracias a una recomendación y a que estaba en la biblioteca de la Facultad de Comunicaciones. Creo que tuvo el mismo efecto en mí que en su momento El laberinto de la soledad, de Octavio Paz, y 7 Ensayos de la interpretación de la realidad peruana, de J. C. Mariátegui. Además de conmoverme y dejar en mí una huella mezcla de ternura, rabia, desesperanza, dolor, quimera e ilusión, me sumió en una profunda reflexión.
Le siguieron Días y noches de amor y de guerra, Las palabras andantes, y las antologías Mujeres y Amares, amén de artículos, reportajes y textos o entrevistas que daba el escritor, periodista y eterno desterrado Eduardo Galeano. Poca cosa si revisamos su extensa obra.
Galeano nació en 1940 y es muy seguro que en su primer gritó, una vez fuera del vientre de su madre, haya dicho “Antisistemaaaaaa”. Fuera de bromas, el uruguayo es uno de los escritores que más estimo porque me dio una visión de América Latina distinta a la construida con años de escuela y discursos repetitivos. Galeano me enseñó a que la historia a veces es circular y que la realidad, también a veces, es capaz de sobrepasar la ficción de alguna mente perversa.
¿Habrá que agradecerle a Chávez por haber hecho de promotor bibliográfico de un grande de las letras hispanas como es Eduardo Galeano? No lo creo. Chávez ha difundido a quien cree en él, a un soñador, a alguien que siempre ha abrazado y ha enseñado a abrazar aquella ilusión llamada 'libertad'.
Ojalá que llueva café en el campo y ojalá que Obama lea el libro que le dio Chávez. Y ojalá que Chávez lo haya leído de verdad.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

cuando quieres eres muuy bueno.

kara::kara dijo...

sobre todo lo último.

JOHAO dijo...

.

JOHAO dijo...

Este libro lo lei cuando tenia 18 años y tambien me dio una vision latinoamericana diferente a la que tenia en el colegio.
Justamente ahora estoy leyendo "Las Palabras Andantes" y aunqu el tema difiere totalemente. me parecen muy interesantes los cuentos y leyendas de este libro.

Anónimo dijo...

siii, cuando quieres eres muy bueno tigre - o mejor león-, vengo siguiendo tu blog y he leído algunos de tus poemas, te iré a ver el viernes, mi color será el amarillo patito, uhh de sólo pensarlo llueve.

nos vemos leoncito
besos

la fer

Carmen dijo...

Me lo leeré.
Siempre me ha interesado América Latina, y más desde que tengo amigos que proceden de distintos países latinoamericanos.