viernes, 27 de junio de 2008

Sandra

Sandra es poeta. Una viajera incansable y una luchadora. Tiene unos ojos preciosos y una sonrisa que enamora. Es paisana del Che y de Gardel. Ama Buenos Aires pero Cuba es su pasión. Es una revolucionaria. Dice que busca su sitio, pero ignora que lo tiene en los corazones de mucha gente.
No recuerdo el día que la conocí, aunque sí el año y el lugar: 1999, una sala de chat sobre poesía y literatura, en donde la palabra escrita era la efímera bendición.
Nos conocimos personalmente una tarde de verano en un café de Buenos Aires. Aún recuerdo su cabello al viento y sus mejillas sonrojadas, como ella al pequeño lunar que duerme sobre mis labios. Frente a frente ya no éramos más un seudónimo en la pantalla. Habíamos roto la barrera de aquella virtualidad que ilusiona y disfraza.
Nos volvimos a ver luego de varios años en Lima. Era otoño y la casualidad fue la madre de las causas emprendidas. La trova del ambiente nos hizo evocar nuestras primeras marchas en este mundo onírico. Y otra vez su verde mirada y su cabello y sus manos color de la luna y aquella voz de porteña enamorada. Pero el amor, esa palabra.
Sandra es la única persona a la que he visto tres veces en mi vida en tres países diferentes. El próximo lugar al que el destino nos arrastró fue Barcelona. Ella vivía en Murcia y de regreso a América se detuvo en la ciudad donde yo vivía. Caminamos. Cocinamos. Le mostré el Mediterráneo mientras su corazón hablaba; y el mío también, pero este es un corazón coraza.
Sandra es poeta, lo repito. Amante de Cortázar y de Silvio, de Charly y Pessoa, de Chinaski y de Fito. Y es mi amiga. Hace unos días abrió las puertas de su Violeta de Ultratumba y ha recordado algunos momentos compartidos con el enjaulado y con Vallejo. Y se lo agradezco. Porque, como dicen que dijo Borges, de eso está hecha la vida, sólo de momentos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

"porquienmereceamor" ese era el nick de Sandra en la sala de starmedia. Sandra y yo no fuimos amigas en esa sala vitual ni hemos compartido nunca en ninguna sala de la vida real, pero hable con ella en dos ocasiones que recuerdo perfectamente. En esas dos oportunidades yo estaba "disfrazada" con uno de los tantos nicks que me acompanyaron en esos tiempos. Como es Vallejo? la interrogue "disfrazada e ilusionada", y Sandra me respondio desde su corazon diciendo bondades de Enrique. La otra ocasion hable con ella... de ELLA. Hablamos de uno de sus viajes a Cuba, ese dia Sandra estaba triste y hablamos por algunos minutos en los que pude imaginarla claramente sentada frente a su computadora con ganas de extender sus alas y volar. Despues la sala no existio mas, o dejo de ser lo que habia sido porque nunca mas aparecieron los nicks que le daban vida.Pero Sandra continuo mandando mails a todos los antiguos integrantes de la sala. Todavia conservo cinco de ellos. Gracias a Sandra y sus mails conoci la poesia de Oliverio Girondo, el "No Me Arrepiento de Nada" de Giocoda Belli, gracias a Sandra me enamore
irremediablemente de la poesia de Juan Gelman. Sandra, recibe un abrazo de esta desconocida a quien tu le diste la oportunidad de conocerte un poquito.
Gracias Sandra!

Aida.

ms dijo...

...Lindo post. Tus amigos parecen ser como tú: muy creativos, sencillos, transparentes, rebeldes, ironicos, complicados, simples, muy sensibles, inconformes, graciosos, brillantes, libres...Entré al post de V de U hace un tiempo y me gustó mucho, sobre todo por algunos gustos afines con S. El amor siempre cumple su objetivo en todos los aspectos en nuestras vidas. Una de ellas es la amistad. Lei alguna vez que para ser poeta habia que poder experimentar dolor, uno emocional que te provoque crear. Siempre he creido que un poeta debe ser un ser tan sensible y tan práctico a la vez que tiene la habilidad de decir lo que otros no podemos decir por algunos bloqueos racionales. Siento que poder decir nuestra verdad desprendidos del miedo natural es un avance emocional bastante grande. De alguna forma te acerca a una libertad responsable.

Anónimo dijo...

Enrique es poeta. Un viajero incansable y un luchador. Tiene unos ojos preciosos y una sonrisa que enamora. Es paisano de Chabuca y de Vallejo. Ama Lima pero Europa es su pasión. Es un revolucionario. Siempre está buscando su sitio, aun sabiendo que lo tiene en los corazones de mucha gente.

Anónimo dijo...

pero Gardel es Uruguayo y hasta algunos dicen que de Francia ché!

Anónimo dijo...

(Charles Romuald Gardès; Toulouse, Francia, 1890-Medellín, Colombia, 1935) Cantante de tangos, compositor y actor argentino de origen francés. Su madre emigró a Uruguay cuando el joven Gardès contaba tres años de edad, momento en el que lo inscribió en el censo de Montevideo; dicha circunstancia explica la polémica que durante años se mantuvo acerca de su origen.

A nonimo

Sandrine dijo...

...