lunes, 5 de mayo de 2008

Melissa Patiño

Un caso de hinteligencia, vrutalidad y ecselenzia

Mucho se ha dicho ya sobre el caso de Melissa Patiño. Mucha justa defensa y mucha cosa fea también. La defienden quienes la conocen, o la conocieron a raíz de su encarcelamiento, y saben que de terrorista no tiene nada. La acusan quienes no la conocen y le han inventado un expediente criminal en base a subjetividades y falsas verdades.
¿Desde cuándo es delito asistir a un evento internacional público, usar una bufanda y manifestarse en contra de una ideología, gobierno, política o imperialismo? ¿Sabrán esos policías que sindican a Melissa como terrorista contra qué imperio se manifestaba esa gente en Quito? ¿Cuán hinteligente debe ser un ciudadano peruano para integrar el servicio de hinteligencia de la Policía Nacional?
Que porque gritó arengas a favor de Bolívar y América y contra Bush y los EEUU, que porque vio un video de saludo de un integrante de las FARC, que porque leyó que porque saltó que porque rió que porque vivió, dice ese fiscal que pertenece al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) y se merece 30 años de prisión. Tanta vrutalidad junta en un auto de apertura de instrucción como el realizado contra Melissa, pone la piel de gallina a cualquiera.
Pero el premio a la ecselenzia se lo lleva la dupla ChiChe: los periodistas Cecilia "Chichi" Valenzuela y César Hildebrandt Chávez. Justo cuando los peruanos estábamos olvidando la bajeza de los medios de comunicación de Fujimori y Montesinos, aparece la Chichi con su Chechar en su Ventana Indiscreta. Hacer un reportaje y afirmar con tanta certeza que Melissa y los demás detenidos en la frontera son terroristas, sin revelar pruebas que lo indiquen fehacientemente, y utilizar la mentira y la inexactitud para construir una historia con fondo musical de espanto, es ir en contra del derecho al libre pensamiento y actuar con la arbitrariedad de quienes se creen poderosos e invencibles.
Melissa Patiño tiene 20 años, estudia en San Marcos, escribe poesía, va a fiestas y a recitales, tiene una familia y muchos amigos que la apoyan en su labor de promoción cultural, y lleva más de dos meses presa en un régimen similar al que cumple la número dos del tristemente célebre Sendero Luminoso. Todos los que la acusan y escriben y hablan en su contra, se apoyan en argumentos de espuma y arena. Nadie ha podido demostrar hasta ahora, de manera contundente y con pruebas irrefutables, como debería ser cuando se acusa a alguien de terrorista, que pertenece al derrotado MRTA. Y esto lo saben bien esos policías, ese fiscal, esos generales y ese par de ministros. La dupla ChiChe no lo creo, por eso se inventan pruebas para construir su propia verdad.
El caso de Melissa, quien ha manifiestado hasta el hartazgo que no es ni chavista ni castrista ni alanista ni fujimorista ni simpatiza con la anacrónica ALBA ni con el ministro Alva, es una muestra del abuso que puede padecer cualquier ciudadano que cometa el grave delito de caminar en la misma vereda en la que también va un desconocido con un triste y oscuro pasado. ¿Acaso ahora debemos temer gritar, leer o escribir o hablar o caminar libremente? ¿De qué nos sirve entonces tener Constitución y vivir en democracia? ¿Aceptamos pasivamente el juicio, la imputación y la seudo verdad de unos cuantos policías hinteligentes, de un fiscal vruto y de unos periodistas ecselentez? ¿Cuántos casos más de injusta prisión existen en nuestro país? ¿Hasta cuándo tanto vulgar abuso de autoridad?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Por lo visto, de "hinteligencia, vrutalidad y ecselenzia" hay bastante, no sólo entre quienes acusan a Melissa, sino también entre quienes la defienden.
Se ha escrito bastante en favor de Melissa, pero siendo objetivos, debemos admitir que ella tiene un criterio bastante escazo para escoger sus juntas. "Dime con quien andas..." parece ser el criterio que escogió la policía para medir el grado de peligrosidad de la despistada Melissa. Despistada es lo menos que se puede decir -siempre otorgándole el beneficio de la duda- de una chica que espera discutir de poesía con delincuentes de sendero, MRTA, FARC, ETA, entre otras bostas. Como vimos, de poesía y cultura no hubo demasiado en ese congreso de marras, donde se juntó la escoria del terrorismo mundial para rendir pleitesía al proyecto del megalómano gorila venezolano.
como le comentaba a un amigo, a ella no la metieron presa por fumarse un porro en el parque o por opinar distinto, si no por - ser sospechosa de pertenecer- participar en actividades políticas con representantes de grupos que quieren destruir el Estado.
Mucho cuidado, por ahi dices que MRTA está derotado. Te equivocas. ellos aún creen que podrán resurgir, a costa del bolsillo y la colaboración de algunos despistados y/o malintencionados.

saludos

Necho

Anónimo dijo...

es que sus patas
no van a decir
que es una "mongaza"
bueno lo harán pero
en privado pues...

igual tampoco
es estar regañandola
como un padre
o sea... los "hubiera" o
los "no hubiera" ya fueron

tampoco creo que ella
estuviera informada de que esa
gentita chevre eran terrucos

destruir el Estado?
cual Estado?
los Estados Unidos de Norteamerica?

Anónimo dijo...

Hola me llamo ruth y era alumna de tu mami, estuvimos el sabado pasado en casa, pues ya hice un comentario sobre el ruido y caos vehicular espero q te sirva comentario. A sobre lo que dices que no te sirve tu curriculum pues no es que no sirva ahora pero te servira despues y con lo que he leido pareces un buen escritor a mi parecer claro...
Con respecto a este caso pues no es el unico hay muchos y mucha gente tambie que sigue en la carcel sin tener un juicio justo, pero creo que si la chica es inocente pues la verdad por si sola saldra a luz...a recuerda que el MRTA aun sigue vigente con pocos cabecillas pero puede surgir.
Tu mami me dijo que tambien escribes poesias o poemas no recuerdo bien a ver si me mandas algunas a mi correo o si has escrito pues dime el nombre del libro me gusta mucho los poemas mas que todo.

Cuidate.

Anónimo dijo...

Si pues, ser una borreguita despistadasa no es delito ¿no? al menos todavia no hay delito o todavia no hay pruebas. Seria oportuno que todos los que la conocen y la quieren la encaminen pues.
La Optimista.

Enrique León dijo...

Ahora que ya todo ha pasado... ¡Liberen a Mel... cochita!