sábado, 3 de mayo de 2008

Un poema de Rosella

Rosella Di Paolo es una poeta limeña que conocí hace unos 13 años cuando Lidia, Erika y yo participamos de un taller de poesía (sino el único, el primero) que ella dirigió en la desaparecida Casa de Poesía Eguren de Barranco, que tenía a Luis La Hoz como director. Piel Alzada (1993) fue su tercer poemario y de allí calco el siguiente poema:

LAS ALTAS DISTANCIAS

Si yo escribo tu nombre en la arena
y tú escribes mi nombre en la arena
pero en otra playa
es que hemos descuidado las cosas
hemos dejado crecer el mar como hierba mala
y habrá que arrancarlo con cuidado
hasta allanar la arena de esa playa
donde puedas escribir mi nombre y rozar el dedo
que está escribiendo el tuyo despacito.

2 comentarios:

Erika dijo...

No solo Rosella, también su poesía es suavemente hermosa y apacible. Aunque sus poemas distan muchísimo de la caótica belleza de Alejandra Pizarnik, la límpida sensación está también en este poema:

He desplegado mi orfandad
sobre la mesa, como un mapa.
Dibujé el itinerario
hacia mi lugar al viento.
Los que llegan no encuentran.
Los que espero no existen.

Y he bebido licores furiosos
para transmutar los rostros
en un ángel,en vasos vacíos.

Anónimo dijo...

De Rosella me gusta su nombre, sus ojos, sus manos y Tablillas de San Lázaro... ¿querrá casarce conmigo? Pregúntale.
:D